miércoles, 5 de abril de 2017

No quiero hacer paro...

No quiero hacer paro...

No quiero hacer paro. Quiero poder ir a trabajar en paz. Tenemos que construir un país mejor todos juntos. Y somos muchos los que queremos hacerlo.

No quiero hacer paro. Y quisiera poder ir a trabajar sin que me amenacen o extorsionen para no ir. Aunque tampoco me gustaría que me obliguen a no ejercer el derecho constitucional a huelga, algo que también sucede en el sector público y privado.

No quiero hacer paro. Es cierto que tengo la suerte de poder trabajar de algo que me gusta. Pero aunque así no lo fuese, hay algo del sentido de responsabilidad y del valor del esfuerzo que igualmente nos llevar a querer trabajar.

No quiero hacer paro. También es cierto que tengo trabajo, lo que no es poco en un contexto de aumento del desempleo. Hay muchísimas personas a las que les gustaría no hacer paro pero no pueden elegir porque están en un paro forzoso. Están desocupados.

No quiero hacer paro. Pero tampoco quiero que sigan distrayéndonos con la corrupción del gobierno anterior, mientras hay un blindaje mediático frente a la corrupción actual. Hubo corrupción antes y la hay ahora. Y todos los corruptos deben ser juzgados y condenados, sean políticos, sindicalistas o empresarios, y más allá de las ideologías de cada uno.

No quiero hacer paro. Pero reconozco que es un derecho constitucional. Y así como nunca paré en mi vida, y he discutido las razones de paros anteriores, nunca estuve, estoy ni estaré en contra del ejercicio de un derecho justo y legítimo.

No quiero hacer paro. Pero me parece cínico y perverso que el Presidente de la Nación acuse a los que hacen paro de golpistas o que salga a quejarse de toda la plata que se pierde. Me parece cínico y perverso porque hace apenas unos años apoyaba el paro general de la CGT siendo oposición política.

No quiero hacer paro. Pero me indigna ver los sueldos que cobraron Macri, Vidal, Carrió, entre tantos otros, cuando estuvieron en el Poder Legislativo y el elevado ausentismo sin descuento en sus respectivos trabajos.

No quiero hacer paro. Soy docente. Creo en la educación. Quiero a todos los pibes en la escuela. Pero también quiero que el Gobierno Nacional cumpla las Leyes Nacionales (art. 10 de la Ley 26.075 y art. 67 de la Ley 26.206). Y también quiero un salario digno para todos los trabajadores.

No quiero hacer paro. Pero todas las políticas de este gobierno llevan a la destrucción de la industria nacional y el cierre de las PyMEs debido, entre otras causas, a la apertura indiscriminada de importaciones, el tarifazo, la inflación, la pérdida del poder adquisitivo y la caída del consumo interno. Y el círculo vicioso siempre incluye pobreza, hambre y desocupación.

No quiero hacer paro. Pero este gobierno insiste con su monólogo disfrazado de diálogo. No escucha. No ve la realidad. Castiga al que piensa diferente, aunque diga lo contrario. Extorsiona y chantajea a gobernadores. Compra a legisladores (pseudo)opositores. Presiona a los jueces. Estigmatiza a los docentes. Y denigra a los trabajadores.

No quiero hacer paro. Pero recuerdo que antes había personas indignadas por el cepo al dólar y el impuesto a las ganancias. Se movilizaban y hacían paro. Hoy estamos preocupados por ver si llegamos a fin de mes.

No quiero hacer paro. Pero este gobierno está defraudando a mucha gente que lo votó porque quería un cambio para mejor. Pobreza Cero y Unir a los Argentinos son algunas de las mentiras que dijo en campaña. Ojalá fuésemos en ese camino. Pero no.

No quiero hacer paro. Pero tampoco quiero que siga aumentando la desocupación, la pobreza, el hambre, el endeudamiento, la represión. Y este gobierno ha demostrado que tiene un plan sistemático para llevar al Pueblo argentino a la miseria. No quiero eso.

No quiero hacer paro. Pero estamos cada vez peor...

No quiero hacer paro. Pero, siendo que no veo otra alternativa, este jueves #6A voy a adherirme al #ParoGeneral.

No hay comentarios: