miércoles, 15 de junio de 2016

He votado corruptos…



He votado corruptos. Varias veces. De diferentes partidos políticos. También es cierto que en otras ocasiones he intentado votar personas honestas…

Existe una tensión al momento de sufragar entre la ética del candidato y la ideología del espacio político. No soy de los que separan tan fácilmente la conducta individual de la construcción colectiva. Creo que la corrupción también es un hecho político. Pero, me apresuro a aclarar, también creo que no es el único. Quiero políticos honestos y, a la vez, que gobiernen buscando, construyendo el bien común.

Hoy se instala mediáticamente, con más fuerza, la corrupción kirchnerista. Y no voy a esquivar el bulto. ¿Hubo corrupción en el kirchnerismo?. Desde luego. ¿Los voté?. Sí. ¿Milité activamente en el espacio?. Sí, y especialmente durante estos últimos años. Hasta tuve el honor de trabajar para el Poder Ejecutivo cuando Cristina era presidenta, y para el Bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados. ¿Eso me hace corrupto?. De ninguna manera… Es más, nunca dejé de denunciar la corrupción, ni siquiera cuando trabajaba en el gobierno.

(Y antes de seguir,  una breve y obvia aclaración: hay corrupción en todos lados. No nos olvidemos de jueces, empresarios, periodistas, y gente de a pie...)

He votado corruptos. En mi primera elección, a los 19, voté en blanco para presidente porque ningún candidato me convencía (De la Rúa, Duhalde, Cavallo…). Nunca más volví a hacerlo porque, si bien respeto a los que deciden hacerlo, creo que es mejor elegir uno entre las opciones que hay a que otros elijan por mí. Aunque me equivoque.

En el 2003 voté a Néstor Kirchner, porque no quería una segunda vuelta neoliberal entre Menem y López Murphy. Pesó lo ideológico. Siempre me sedujo el, por así llamarlo, “peronismo de centroizquierda”. Quiero Justicia Social, Independencia Económica y Soberanía Política. Pero luego, por más de 8 años, no volví a votar al kirchnerismo. En ninguna elección. Sé que algunos, de un lado y del otro, se sorprenderán por este dato…

En el 2007, en mi etapa más anti-K, voté a Carrió presidente y Macri jefe de gobierno. Sí, un anticipo de Cambiemos. Por eso creo entender lo que pasó el año pasado. Porque estuve ahí. Es decir, como ya dije, he votado corruptos… Y también me he arrepentido de mi voto.

En el 2008, desencantado con las opciones electorales existentes, y junto con un grupo de amigos, decidimos dar un paso más en nuestro compromiso político y nos metimos de lleno en un partido político. Un año después éramos candidatos. Y nos votamos a nosotros mismos. ¿Convencidos?. Sí por nosotros. Pero les juro que también estábamos convencidos que en esa misma lista se habían filtrado corruptos. Y, así y todo, quizás era la boleta con menos corruptos…

A lo largo de mi vida he votado, siempre en el marco de algunas coincidencias programáticas, políticas, candidatos que me parecían honestos (y seguramente muchos de ellos lo son). Me pasó con Gustavo Béliz, Jorge Srur, el Juez Cruciani, y algunos menos conocidos de la izquierda. No acordaba con todas sus propuestas (¿acaso eso es posible?), pero claramente que la virtud de la honestidad sumaba. También sé que no alcanza. Es condición necesaria pero no suficiente.

¿Y qué hacer cuando no hay candidatos honestos que, además, me representen políticamente?. Involucrarse. Meterse. Comprometerse. Participar. Es cierto que no es fácil. Es verdad que los que “viven de la política” llevan las de ganar. Pero si seguimos haciendo lo mismo nunca vamos a cambiar nada. Y hablo de cambiar en serio y para mejor… ¿Te animas?. Escribime…





No me agradan muchos de los funcionarios oficialistas, algunos por su formación ideológica y otros porque están justificadamente sospechados de corrupción” (¿Soy kirchnerista?, octubre de 2010)

Ojalá se tomen acciones decididas, valientes, para combatir la corrupción. Me darían más ganas de votarlos, y de militar más activamente esta concreción del proyecto nacional y popular” (¿Se puede votar alkirchnerismo sin ser K?, agosto de 2013)

Repudio la corrupción en todos sus niveles… Hay corrupción. De hecho, hay funcionarios importantes procesados” (Relatos salvajes: crispación,grieta y fin de ciclo, abril de 2015)

Algunos me dicen que se quiere acabar con la corrupción. Puede ser. De hecho (casi) todos estamos en contra de la corrupción. Queremos memoria, verdad y justicia también en este tema. Pero si realmente ese hubiese sido el motor del voto, no estaríamos en este escenario de segunda vuelta entre Scioli y Macri. El Pueblo no quiere corruptos, pero no parece ser el mensaje de las urnas” (Cambiemos para la Victoria, octubre de 2015)

Ojalá que:
-         Hayan votado por menos corrupción y más honestidad
-         Hayan votado por acabar con la impunidad y las mafias
-         Hayan votado por unir realmente a los argentinos
-         Hayan votado pensando en los más pobres
-         Hayan votado pensando en un país mejor para todos
-         Hayan votado pensando en un cambio para mejor…(Ojalá, noviembre de 2015)

Allá por 2005, hace más de 10 años, inauguraba mi blog escribiendo sobre una de las peores tragedias que sacudió a nuestro Pueblo: Cromañón. Y siempre dije que a esos pibes los mató la corrupción. Escribí en esa oportunidad: ¿Por qué sucedió esta tragedia?. Por culpa del hombre. No hay duda. Empresarios inescrupulosos que, por ganar dinero, no cumplen con las medidas de seguridad. Funcionarios que, por coima o inoperancia, no realizan los controles debidos” (Cromañón y el misterio del dolor, enero de 2005). Por esa razón, y pese a estar en algunas ocasiones en el mismo espacio político que yo, nunca voté a Aníbal Ibarra. Porque la corrupción mata


Nosotros somos Parresía, una comunidad de personas cuyo objetivo es colaborar con la construcción de un mundo mejor, sin corrupción, sin mafias, sin esclavos ni excluidos”. Te invitamos a conocernos: Somos Parresía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Interesante el historial de votos. Por mi parte vote a Angeloz (vs. el 1er Menem) y Bordón-Chacho (contra el 2do Menem). DEspues a De la Rua, Lopez Murphy, Lavagna (vs la 1ra Cristina) y Carrio (vs. la 2da Cristina) y ahora a Macri.
Respecto de la corrupción, veamos como se suceden las causas a Cristina, De Vido. Creo fuertemete que los K armaron un aparato de corrupción para saquear el Estado, pero no tanto para enriquecerse sino mas bien para fomentar el populismo (malo) contra las corporaciones (tambien malas).
Creo por 2da vez (tambien Alfonín) que ahora tenemos un gobierno con muy poca corrupción. Veremos. Rodo